Noticias

Free oil prices en Argentina: El impacto en la balanza comercial, balances y bolsillos

Las petroleras ya pueden comprar crudo en el exterior sin autorización del Estado. Por baja en la producción y más ventas, esperan otra suba de importaciones.

En el último año de regulación estatal, las importaciones de petróleo totalizaron hasta noviembre u$s 367,7 millones, un 45,4% más que en los primeros once meses de 2016, según se desprende de las planillas del Ministerio de Energía. Los especialistas del sector anticipan que el cuadro se profundizará durante este año por los altos precios internos, el mayor consumo y la extendida caída en la producción.

La importación de crudo por las refinadoras en Argentina llegó a 6,6 millones de barriles, con un aumento interanual de 19,2% en las cantidades. El crecimiento de las importaciones sucedió en el mismo lapso en que la producción de crudo disminuyó un 7,2% entre enero y octubre pasado (145 millones de barriles).

A la menor producción se le agregó una demanda de naftas en ascenso. Hasta noviembre, el consumo de nafta súper aumentó un 3%, mientras que en las estaciones de servicio se despachó un 19,9% más de nafta premium.

El Estado a través del ministro de Energía, Juan José Aranguren liberó a partir de este mes el mercado para que las petroleras puedan importar el crudo sin autorización previa. La medida era pedida por la industria para oxigenar sus finanzas, dado que traer petróleo del exterior suele ser más barato que producirlo acá y la importación cubre la demanda no satisfecha en el mercado interno.

Jorge Lapeña, ex secretario de Energía y presidente del Instituto Mosconi, explicó: “Es lógico que haya más importaciones porque la producción cae con fuerza y hay un incremento moderado de la demanda. Lo que se espera ahora es que las petroleras independientes, que no tienen integración vertical, busquen en el exterior mejores precios, y las empresas que sí producen acá van a tener que bajar los suyos, que no son transparentes. Va a haber competencia”. “Es peligroso que crezcan las importaciones, pero no sorprende porque es el resultado de políticas petroleras equivocadas por al menos 15 años. Si empezamos ahora, se puede revertir dentro de 5 ó 10 años”, advirtió.

Otra fuente del mercado, con reserva de nombre, estimó que la liberación del mercado repercutirá en mayores importaciones. Y el informe de una importante consultora sectorial pronosticaba que con la reforma tributaria, convendría más exportar la producción local y comprar afuera para satisfacer el consumo interno.

La angloholandesa Shell lideró las compras al mundo, con 2,2 millones de barriles por u$s 120,2 millones. Lo siguió Oil Combustibles con 1,7 millón de barriles a u$s 95,5 millones. Y en tercer lugar aparece YPF, que compró 1,1 millón de barriles por u$s 63,4 millones.

En los primeros once meses de 2017, el comercio exterior arrojó una balanza energética negativa en u$s 3099 millones, según el ministerio de Energía. Representa un 40% del déficit comercial, que hasta ese momento quedó en u$s 7656 millones.