Noticias

Escribe Daniel Bosque: Carta de la minería argentina a los Reyes Magos

En el ecuador del gobierno de Mauricio Macri, la minería argentina puede jactarse, sobre todo, de haber sincerado sus variables. Ese es tal vez el mayor logro de la era Cambiemos que desde aquel debut en que quitó las retenciones a la exportación y devolvió la libre disponibilidad de divisas al sector hasta hoy no ha cesado en dar señales de garantías de seguridad jurídica, que tanto le reclamaban sus actores de hoy y los potenciales inversores.

No es poco para un país cuya geología, desde La Quiaca hasta Ushuaia, ha sido explorada con madurez sólo en un 20%, pero que hace tiempo no progresa en la apertura de nuevas minas después de aquella media docena registrada en la década pasada.

Los power points del gobierno nacional y de las cámaras empresarias coinciden en que si comenzaran a rodar la decena de proyectos ya maduros, habría inversiones por US$ 15.000 M. En metales, la abundancia es notable: 50 MM ton. de cobre, 69 MM oz de oro, 2.592 MM oz de plata y 1,3 MM ton de molibdeno.

Ejemplo uno, el cobre: Rondando los US$3/lb, alienta el sueño de Pachón, Taca Taca, Los Azules, Agua Rica y Altar, que producirían US$5.000 millones/año y generarían hasta 10.000 empleos.

Ejemplo dos, el oro: Fortalecido en torno a los US$1.300/oz, con nueve minas en operación (Veladero, Casposo, Gualcamayo, Farallón Negro, COSE, Cap Oeste, Cerro Negro, Cerro Vanguardia y Don Nicolás) dos en construcción (Cerro Moro y Lindero), nueve proyectos hacia la factibilidad (Arizaro, Diablillos, Lama, Don Sixto, Calcatreu, Suyai, La Josefina, Joaquín y Pingüino) y otros 17 más o menos maduros, globaliza 32.000.000 oz de oro y otros 919.000.000 oz de plata asociada.

Ejemplo tres, la plata: Cinco minas (Mina Marta, Manantial Espejo, San José, Pirquitas y Aguilar) y cinco proyectos avanzados (Navidad,Joaquín, Virginia, El Quebar y Chinchillas) que suman casi 900.000.000 oz entre reservas y recursos.

Lithium, give me lithium
Esos números metalíferos impactan, pero si no fuera por el litio, el balance de la exploración y la explotación minera en Argentina sería mucho más pobre. El mineral estrella no ha cesado de dar noticias en las 52 semanas de 2017, por el traspaso de áreas, las M&A y los anuncios en rosario sobre futuras inversiones impulsadas por el boom de los autos eléctricos y la ola de renovables en el mundo. El pelotazo bursátil no tuvo freno y sólo en octubre acciones y fondos de inversión de éste negocio se capitalizaron por US$4.000.0000 a fuerza de press releases.

Mientras Bolivia duerme todavía su sueño de Uyuni y Chile activa un negocio que hasta ayer monopolizaba SQM y en el que quiere ser protagonista Codelco, el NOA argentino es niña bonita del mercado. Para regocijo de abogados y geólogos que no pararon en los últimos dos años de hacer contratos y due diligences. Comenzando 2018 buena parte de las localidades para este show están vendidas: los salares de Jujuy, Salta y Catamarca han sido copados por concesiones al compás del espiral de precios. El carbonato de litio en 2011 valía US$4.000 y hoy supera los US$14.000.

Pero este camino argentino recién es una huella. En 23 salares Argentina tiene dos minas (Olaroz y Salar del Hombre Muerto) y otras dos en construcción (Olaroz-Cauchari y Rincón) más diez proyectos avanzados (Salinas Grandes, Cauchari, Pastos Grandes, Centenario, Llullaillaco, Ratones, Ozuelos, Diablillos,Hombre Muerto-Fénix y Tres Quebradas). SI todo este menú madurara, Argentina podría producir 330.000.000 ton/año, con un CAPEX de US$4.000 millones a los precios ponderados de hoy.

En el lithium weather channel público y privado habla de US$5.000 M como estimado en inversiones de infraestructura para el trienio próximo, que no vendrán en un suspiro. El 2017 cerró con una buena señal, el OK de Catamarca al Proyecto Fénix, expansión de FMC Minera del Altiplano en Salar del Hombre Muerto, por US$300.000.000, un paliativo a lo que significará, desde julio, el comienzo del adiós de Minera Alumbrera, la que fue durante dos décadas la más importante productora de oro-cobre-molibdeno del país.

Eppur si mouve
Y sin embargo se mueve. El año que pasó tuvo otros hitos para mostrar que el sector se está desperezando:

+ El más ruidoso fue la boda Barrick-Shandong, de la que nació Minera Andina del Sol (MAS) y su anuncio de US$ 500 millones para reformatear su mina y relaciones comunitarias tras el último kaput ambiental de marzo 2017. Canadienses y chinos han desplegado un generoso marketing y ahora van por el desarrollo de Lama, o Pascua Lama. Lo primero, la mina sólo argentina y sus 600.000 oz, es una aspiración modesta pero más factible (en Chile todavía debe solventar trajines de expedientes y multas). La suspendida mina binacional es un tesoro apetecible aunque la unción electoral de Sebastián Piñera no le garantice viabilidades jurídicas y políticas al otro lado de la cordillera. La minería y la energía chilenas recuerdan que en la anterior gestión del mandatario conservador tuvo el mayor bloqueo administrativo y judicial a proyectos de inversión de la historia chilena.

Veladero sigue siendo el gran dinamizador de la economía de San Juan, por sus exportaciones y contratos de servicios, a pesar de que la suspensión por un bimestre, la alejó del 1.000.000 oz proyectados, seguida de Gualcamayo y Casposo que han prolongando sus vidas con expansiones brownfield.

La Cámara Minera de San Juan, el Grupo de Exploradoras de la Argentina, (GEMERA) y el gobierno sanjuanino coinciden en que para madurar inversiones deberán llevar a los foros mundiales un oferta de estímulos fiscales. Quieren afinarlos antes de la Prospectors and Developpers Associaton of Canada (PDAC) de marzo.

+ El acuerdo de Silver Standard y Golden Arrow, que formaron Puna Operations, para empalmar el cierre de Pirquitas con el destape y explotación del vecino yacimiento Chinchillas, el depósito de plata de 8.400.000 oz de plata, desde 2T 2018, en Jujuy.

+ La compra de Joaquín, por Pan American Silver, lo que prolongará la operación de la planta de Manantial Espejo en Santa Cruz, con la explotación de 54,1 millones de onzas de plata en recursos medidos e indicados y 2,9 millones de onzas de plata en recursos inferidos. Además de 40.000 onzas de oro en recursos medidos e indicados y 2.000 onzas de oro en recursos inferidos.

+ El reciente debut en Santa Cruz de Mina Don Nicolás, propiedad de la argentina Ciminas (Grupo Mirgor), que proyecta producir 50.000/año oz de oro equivalente.

+ La próxima apertura de Cerro Moro, de Yamana Gold, también en Santa Cruz, en el 2S 2018, que explotará una base de 102.000 oz de oro y 5.000.000 oz de plata.

+ La construcción de Lindero, en la Puna de Salta, donde la peruana Fortuna Silver espera producir durante 13 años, arrancando con 190.000 oz de oro y 9.000.000 oz de plata, o 340.000 equivalentes de oro, en el primer ejercicio, desde el 2S 2019.

Minería y Glaciares
Mientras todo esto, y muchas otras cosas como la compra del proyecto Calcatreu por Patagonia Gold (1.000 oz de oro en Río Negro) o el renacido debate por minería sí o no en Chubut, no deja de preocupar el contexto político y ambiental que rodea a la actividad.

Con particular énfasis en la provincia de San Juan y su postergado desarrollo del cobre en Pachón, Altar y Los Azules. El reciente batifondo por la cuestión de glaciares tras la reunión minera con Macri en la Casa Rosada no dejó de inquietar a las mineras. Si el trascendido de que se pensaba reformar la Ley 26.418 de 2011 fue un globo de ensayo la conclusión fue clara. Y si se debió a un descuido la reacción generada es preocupante.

El gobierno nacional ya se ha decidido por la opción de llevar al Congreso Nacional un proyecto para la reforma de la mencionada ley protectora de los cuerpos helados en febrero próximo. Una estrategia que no todos suscriben por el temor al voltaje político que pueda generar.

Guillermo Pedoja, el líder de la Cámara de Empresas de Medio Ambiente (CEMA), recomienda a las mineras y a los funcionarios mineros la mínima distancia posible con autoridades ambientales y el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) “para buscar racionalidad y equilibrios que permitan explorar y tener nuevas minas”.

En cualquier caso, la minería argentina tiene pendiente un salto cualititavo para transformar su marketing del Estado y de las cámaras empresarias en Canadá, Australia, China e India, los cuatro targets principales de esta movida . La Cámara Argetina de Empresarios Mineros, que promete instituir como condición de membresía su programa Hacia una Minería Sustentable (HMS), en febrero renovará sus autoridades. Lo que debió hacer a fin de año. pero optó por un impasse ante desacuerdos en la integración de la cúpula.

Según la Secretaría de Minería de la Nación, el balance da cada vez mejor: cifró en 160 las mineras activas en el país, 32 más que hace un año. Más allá de ese censo, el clima de reactivación en la exploración mundial está beneficiado a la expectativa por afuera del imán del litio mencionado.

“Este año habrá buenas novedades y hay grandes jugadores de la minería mundial que alguna vez estuvieron aquí, se fueron y quieren volver”, dice Daniel Meilán, el secretario del área.

La expectativa es cierta y la curiosidad de los capitales mineros por la Argentina también. La concreción de estos sueños mucho dependerá del rumbo económico y social del país y del clima que acompañe al desarrollo minero.

El aval político y social a la actividad es una película, no una foto. Torpezas y traspiés han hecho retroceder a la minería argentina varios casilleros. Este sector sabe que tiene antagonistas organizados para resistir su avance. Y que 2018 será clave en la definición de su futuro, hoy tan prometedor como incierto. Los Reyes Magos, en la política y en los negocios, lamentablemente no existen.